En busca de la familia biológica

Lo que Susi narra, además de ser perturbador, no parece ser algo aislado. En años recientes varios medios han dicho que casos similares podrían haber ocurrido incontables veces en España.

colaboradores

Jun1

Getattachmentthumbnail 2

Hace alrededor de un año se puso muy de moda en Estados Unidos hacer estudios de ADN en casa, con kits comprados por internet que llegan por paquetería. Los proveedores del servicio reciben una muestra de saliva o células del interior de la mejilla, por ejemplo, y un tiempo después envían reportes a sus clientes.

La finalidad, para muchas personas, como yo misma, es entretenerse al corroborar o descubrir de dónde provenían sus antepasados. (Yo utilicé el servicio 23andMe, muy bueno a pesar de no ser tan detallado como me hubiera gustado. Respecto a mis antepasados europeos, sí hay gran claridad respecto a sus orígenes: ingleses, españoles, italianos, etc. Sin embargo, respecto a mis antepasados que hayan sido indígenas del continente americano, simplemente dice eso, “indígenas de América”, lo cual no es particularmente descriptivo, en especial si consideramos la extensísima superficie del territorio y la inmensa diversidad de pueblos indígenas que existen o han existido. No hay tanta similitud, digamos, entre un maya, un yaqui, un taino, un olmeca, un tarahumara o un cherokee.)

Otras personas compran estos kits para conocer factores de riesgo a la salud que pudieran tener a consecuencia de sus antepasados, mientras que otras tantas desean encontrar parientes. A quienes están en este último caso, la empresa les presenta datos de clientes cuyos datos señalan que tienen parentesco con ellas.

Bebé arrebatada

Begonya De Salvo, una joven española afincada en Los Ángeles, nunca se imaginó en qué desembocaría el hacerse la prueba. Solicitó su estudio de ADN a una compañía llamada MyHeritage DNA. A raíz de ello entró en contacto con una prima distante a quien no conocía, llamada Susi Vidal.

Susi, más que simplemente divertirse, tenía una razón muy específica, y trágica, para buscar a sus parientes. Como lo señala en su perfil de

Facebook, nació el 5 de marzo de 1971 en la Clínica San Ramón, de Madrid. Sin embargo, su madre biológica nunca la llegó a conocer.

“Ese día hubo una fuerte nevada. El ginecólogo que asistió en el parto era el Dr. Eduardo Vela y una monja que trabajaba en el hospital. Ellos me arrebataron de mi familia diciendo que había fallecido y me vendieron a una familia de las Palmas que me adoptó. Si sabes de alguien que dio a luz ese día y al que le dijeron que su bebé había fallecido por favor ponte en contacto conmigo en el correo: 36.susi@gmail.com Mi ADN está en My Heritage. (M.J Cárdenes Vidal) Tel. 625-267-909”, es lo que se lee en su perfil.

Dado que en México hay una gran comunidad española y que muchos lectores de PUSH PLAY tienen lazos de sangre, de amistad o de negocios con personas europeas, es posible que alguien pueda apoyar a Susi en su misión de localizar a sus parientes biológicos, en especial a su mamá.

 

Buscan justicia

Lo que Susi narra, además de ser perturbador, no parece ser algo aislado. En años recientes varios medios han dicho que casos similares podrían haber ocurrido incontables veces en España. Señalan que entre las décadas de los 30 y los 80, personal médico o incluso miembros de la iglesia les indicaban a las mujeres que sus hijos no habían sobrevivido. Estos niños, que en realidad sí estaban vivos, clandestinamente se daban en adopción a otras familias. Según algunos expertos, esto se debía a un motivo político o bien un interés económico.

Este junio, una mujer llamada Inés Madrigal acusó a Eduardo Vela, el ginecólogo nombrado por Susi, quien ahora está jubilado, de raptarla y falsificar documentos para que su mamá adoptiva pareciera ser su madre biológica. Un juicio se inició y está programado para retomarse en septiembre.

Aunque de momento no haya otros juicios pendientes, ni el reconocimiento a nivel oficial de que hayan existido las adopciones clandestinas, miles de demandas se han presentado en España en relación a este tema.

Mientras surgen más datos, vale la pena apoyar a Susi, y hacer una reflexión inesperada: a veces, las cosas que se popularizan (en este caso, los estudios de ADN) llegan a tener un valor más profundo que simplemente permitirnos estar a la moda.

Comentarios

Carla

Espero que encuentre a su familia !!!!

Publicado hace: 6 months

jose luis rodriguez gonzalez

mucha suerte en tu busca y que esa suerte nos asista a todos los que fuimos y seguimos siendo victimas del este cruel delito de LESA HUMANIDAD .

Publicado hace: 6 months











Google ads


More